Condenan al SAS a pagar casi 74.000 euros a un paciente de Motril por la sección del nervio de un brazo

El TSJA cree que hubo ‘mala praxis’ durante la intervención quirúrgica, a la que el granadino se sometió tras lastimarse el bíceps al levantar un tablero de madera en su casa

C. P. acudió al Servicio de Urgencias del Hospital Santa de Motril el 8 de marzo de 2015. Había levantado un tablero de madera en su casa y se había lastimado el bíceps del brazo derecho –tuvo una avulsión del tendón distal– al realizar aquel esfuerzo. Tenía «un dolor intenso» y no podía flexionarlo bien. Al final acabó en el quirófano, sin jamás imaginar las consecuencias que tendría para su calidad de vida pasar por una mesa de operaciones. Durante la intervención quirúrgica le seccionaron un nervio de la extremidad y la Justicia ha determinado ahora, cinco años después, que el Servicio Andaluz de Salud (SAS) le indemnice por ello. La cantidad: 73.740,70 euros.

Así lo ha establecido la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, Ceuta y Melilla (TSJA) en una sentencia muy reciente a la que ha tenido acceso IDEAL. El fallo, fechado este 22 de diciembre, revoca una resolución anterior dictada por el Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 2 de Granada que desestimaba la demanda interpuesta por el afectado. Este ha estado representado por los abogados Ernesto Osuna Martínez y Ernesto Manzano Luque, que aportaron un informe pericial, elaborado por la perito Aurora Valenzuela Garach, para avalar desde el prisma de una experta su tesis.

Para el alto tribunal andaluz, «existe relación de causalidad entre el daño padecido por el apelante, que no tenía el deber jurídico de soportar, y el funcionamiento anormal de la Administración sanitaria, quien produjo la grave lesión de la sección del nervio interóseo posterior como consecuencia de una mala praxis en la intervención quirúrgica realizada el 10 de marzo de 2015». De ahí la condena.

«La sección del nervio interóseo posterior es consecuencia directa y exclusiva del atrapamiento sufrido por el nervio al realizar una incorrecta fijación del tendón del bíceps», añaden los magistrados de Plaza Nueva, para añadir que «en ningún caso el paciente puede aceptar que se le produzca una sección completa del nervio que le provoque esa pérdida de la función nerviosa completa, sensitiva y motriz». Junto a ello, la sentencia habla de «insuficiencia del consentimiento informado». Cree que no se le explicaron bien todos los riesgos que entrañaba aquella intervención.

Las fuentes judiciales consultadas señalaron que para colmo, como no se detectó en un principio la sección del nervio, mandaron a C. P. a rehabilitación y la prueba diagnóstica se retrasó meses. Una vez se la hicieron es cuando se vio la lesión neurológica, pero ya era tarde. Y es que por lo visto el tiempo para este tipo de lesiones es clave para un buen pronóstico.

Litigio complejo

El camino judicial de este asunto no ha sido fácil; antes de llegar a este punto hubo, según fuentes judiciales, otro fallo y otro recurso. En la sentencia que zanja el litigio, se indica que el juzgado donde aterrizó la demanda rechazó sus pretensiones el 3 de septiembre de 2018. Los letrados del paciente recurrieron entonces y censuraron que el órgano hubiera realizado un «corta y pega» de las conclusiones de la parte demandada: el SAS. El alto tribunal andaluz, que hace alusión expresa a esa crítica, dicta su propio fallo para estimar la demanda del paciente. Le da razón e impone las costas en primera instancia al SAS.

Consulta la noticia original en la Web del diario Ideal.

Comparte el Post

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *